El jefe regional del departamento de Control de Vectores del Ministerio de Salud, región de Chiriquí, Patricio Camarena, solicitó a la ciudadanía, no llevar a los cementerios floreros o adornos que puedan acumular agua lluvia, que sirvan de criadero al mosquito Aedes aegypty, transmisor de virus del dengue y otras enfermedades.

Desde mediados del presente mes, el MINSA, efectúa la inspección y nebulización de insecticidas en los cementerios de la provincia de Chiriquí, pero al igual que ocurre al nivel domiciliario y comunitarios, la ciudadanía es responsable de eliminar los criaderos del Aedes aegypty.

“Cada tapa de botella de gaseosa y cualquier otro objeto que pueda acumular agua, es un potencial criadero del Aedes aegypty”, manifestó Camarena, quien advirtió que, en la provincia de Panamá y poblados de Costa Rica cercanos a la frontera, registraron casos de dengue hemorrágico.

Faltando varias semanas de la actual temporada lluviosa, se han confirmado en Chiriquí unos 165 casos de dengue clásico y podrían ser muchos más, declaró Camarena, de los cuales 73 casos se registraron en David, 50 en Barú, 27 en Bugaba, 8 en Alanje y 7 en San Lorenzo. Los corregimientos con mayor incidencia son Puerto Armuelles (32), Las Lomas (21), David Este (15), David Sur (14) y Pedregal (9).

Camarena, confirmó que, más de 30 cementerios del oriente chiricano y parte del distrito de David, han sido nebulizados; sin embargo, se ha encontrado más de 600 criaderos en estos lugares, lo que representa un elevado riesgo para la población que acude a estos sitios, sobre todo al acercarse el día de los difuntos.

 

Fuente: MINSA