El primer ministro socialista francés, Manuel Valls , denunció este lunes 25 de julio una ofensiva  “política”  de la oposición de derecha para  “desestabilizar al Gobierno” , en medio de una polémica sobre supuestas  fallas de seguridad la noche del atentado de Niza .

 “Es una polémica puramente política”, denunció el jefe del Gobierno, acusando en particular al líder de la derecha en Niza, Christian Estrosi, exalcalde de esta ciudad de la Costa Azul, muy crítico con el Gobierno.

Al igual que el presidente François Hollande, Valls defendió sin reserva al ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, a quien una agente de la policía municipal de Niza acusó el domingo de haber ejercido presiones para que se modificara un informe sobre el atentado del 14 de julio, en el que murieron 84 personas y 350 resultaron heridas.

Bernard Cazeneuve “es un hombre íntegro, un hombre de Estado, un ministro de Interior fantástico”, sostuvo Valls.

Desde el atentado de Niza, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico, no ha dejado de crecer la polémica sobre las medidas de seguridad tomadas la noche del atentado en el Paseo de los Ingleses.

Fue en este malecón costero que un tunecino de 31 años, Mohamed Lahouaiej Bouhlel, embistió con un camión de 19 toneladas a una multitud que se había reunido para ver los fuegos artificiales para celebrar la fiesta nacional francesa.

La controversia se centra en el número de efectivos policiales –nacionales y municipales–, considerado insuficiente, en el lugar del atentado y los medios implementados para impedir la entrada de vehículos en esta zona.

Pero, el primer ministro negó que se hayan cometido “fallas” de seguridad. “Todo esto debe cesar (…) Esta idea que el Estado miente, que el Estado tiene algo que esconder, esto alimenta las dudas, divide al país”, dijo el lunes el jefe del gobierno.

“Evidentemente, hay que buscar la verdad (…) pero para esto hay que dejar que la justicia haga su trabajo”, agregó.