Con el compromiso de respaldar a los jóvenes y abrirle las puertas para una mejor participación en materia de prevención y seguridad, el presidente Juan Carlos Varela, recibió  de parte de las autoridades del Ministerio de Desarrollo Social, el Plan Estratégico Interinstitucional de Juventudes (PEIJ),   e inauguró el Foro Nacional de la Juventud, en el que participan más de 150 jóvenes del país.

Durante el acto, el cual se realizó en la Universidad Latina de Panamá, Varela indicó, que “el rol de los jóvenes es de suma importancia para mí. Un joven que logra sacar a un amigo o vecino de la vida de peligro, ilegal,  es un héroe anónimo que al final contribuye a la paz social de su país”.

Este plan, al que el Mandatario calificó como  “un instrumento programático de primera importancia” que garantizará la inclusión social de las juventudes,  es una meta propuesta en la hoja de ruta de juventud. Además, su propósito, es garantizar la inclusión social de los jóvenes panameños mediante la identificación de seis ejes estratégicos con 59 líneas en la que están incorporados diversos programas y proyectos de las diferentes entidades gubernamentales.

Por otra parte, el Presidente destacó que el compromiso de su administración es reconocer a los jóvenes “como actores sociales de su desarrollo y situarlos en el camino de ser, a mediano plazo, sujetos de cambios positivos para la sociedad con las oportunidades y herramientas para que tomen las oportunidades que existen para su participación plena, tal como lo señala la Política Pública de Juventud”.

El documento establece seis ejes estratégicos, entre ellos: Acceso a la educación; Tecnología y formación laboral de calidad; acceso a una salud de calidad y a un medio ambiente saludable; prevención de la violencia; vivienda decente; igualdad de Oportunidades y acceso al crédito; acceso a las Artes, deporte y cultura.

“Nosotros vamos a seguir ampliando la oferta para el desarrollo integral de ustedes los jóvenes, siempre enfocados en fortalecerla, propiciando la articulación interinstitucional y la participación multisectorial para una política de Estado, en beneficio de más de 970 mil jóvenes panameños, es decir del 24.6% de la población del país”, señaló Varela.

El documento también incluye un inventario preliminar de más de 140 programas y proyectos que van dirigidos a la juventud entre 15 y 19 años y forma parte de un estrategia de integración multisectorial, es decir, gobierno, sociedad civil (ONG’s)  y sector privado.

Varela agregó que “nuestro compromiso es reconocerlos como los actores sociales y los protagonistas de su propio desarrollo y situarlos en el camino de ser, a mediano plazo, sujetos de cambios positivos para toda la sociedad con todas las oportunidades, herramientas y habilidades para que tomen las oportunidades que existen para su expresión y participación plena, tal y como lo señala la Política Pública de Juventud”.

Con este plan, el Gobierno realizará los siguientes propósitos:

• Establecer un mecanismo de coordinación interinstitucional.

•Desarrollar y fortalecer las capacidades humanas e institucionales

•Fortalecer espacios de diálogo e incidencia en las políticas

•Fortalecer las plataformas y redes juveniles

•Cuantificar, analizar y promover la inversión pública en juventud

•Definir metas y estrategias e intervenciones  en  un plan de acción

•Priorizar programas clave  de juventud

•Elaborar una propuesta de Ley Nacional de Juventud

•Promover la creación del Instituto Nacional de Juventud

• Diseñar e implementar un sistema de monitoreo y evaluación de las políticas públicas de juventud.

“Los jóvenes son el Activo de Panamá, porque con valentía alzan su voz ante las injusticias; porque son protagonistas de su desarrollo y del desarrollo de la sociedad; Porque se esfuerzan por lograr sus metas; Porque son la esperanza de nuestro país y Porque tienen fe  en que los cambios son posibles”, aseveró Varela.

Desde el 2004, Panamá cuenta con una Política Pública de Juventud, para el desarrollo de los planes, programas y proyectos de las instituciones, promoviendo en las juventudes sus potencialidades y capacidades para el desarrollo social, económico, político y cultural, orientadas a la restitución de los derechos de los y las jóvenes que se encuentran en situación de vulnerabilidad, exclusión o discriminación en nuestro país.

De acuerdo a las proyecciones,  en los próximos diez años nuestro país tendrá la mayor generación joven de toda la historia, esto plantea un reto importante para el Gobierno Nacional en la elaboración de políticas de Estado dirigidas al desarrollo integral de los jóvenes, y en los que ellos también son los principales protagonistas.