Prueban medicamento contra alcoholismo

2015-01-03T05:00:00+00:00enero 3, 2015|Salud|

El tequila se ve real, igual que las llaves para servir cerveza. Dentro de un hospital de los Institutos Nacionales de Salud, investigadores usan la réplica de un bar bien surtido para probar un nuevo fármaco que podría ayudar a quienes beben en exceso a disminuir la ingesta de alcohol. 

La idea es que una vez sentados en el bar-laboratorio poco iluminado, los voluntarios tengan el deseo de beber por el estímulo enviado a su cerebro con el propósito de determinar si una píldora experimental les contrarresta esa necesidad.

Es cierto, no tiene el clásico tufo de bar y las botellas están llenas con agua pintada de colores. 

Las bebidas espirituosas verdaderas están bajo llave en la farmacia del hospital, que está lista para enviarlas a fin de que el olor cause tentación y para probar la seguridad del medicamento entre quien haya bebido de cualquier manera. 

“El objetivo es crear un ambiente casi real, pero controlado muy estrictamente”, manifesó el líder investigador, el doctor Lorenzo Leggio, que prueba cómo la hormona ghrelina, que despierta el hambre en las personas, influye en el deseo de consumir alcohol, y si es útil bloquearla. 

Está prevista para los próximos meses la difusión de los resultados iniciales sobre la seguridad del medicamento.

Prueban medicamento contra alcoholismo

2015-01-03T05:00:00+00:00enero 3, 2015|Salud|

El tequila se ve real, igual que las llaves para servir cerveza. Dentro de un hospital de los Institutos Nacionales de Salud, investigadores usan la réplica de un bar bien surtido para probar un nuevo fármaco que podría ayudar a quienes beben en exceso a disminuir la ingesta de alcohol. 

La idea es que una vez sentados en el bar-laboratorio poco iluminado, los voluntarios tengan el deseo de beber por el estímulo enviado a su cerebro con el propósito de determinar si una píldora experimental les contrarresta esa necesidad.

Es cierto, no tiene el clásico tufo de bar y las botellas están llenas con agua pintada de colores. 

Las bebidas espirituosas verdaderas están bajo llave en la farmacia del hospital, que está lista para enviarlas a fin de que el olor cause tentación y para probar la seguridad del medicamento entre quien haya bebido de cualquier manera. 

“El objetivo es crear un ambiente casi real, pero controlado muy estrictamente”, manifesó el líder investigador, el doctor Lorenzo Leggio, que prueba cómo la hormona ghrelina, que despierta el hambre en las personas, influye en el deseo de consumir alcohol, y si es útil bloquearla. 

Está prevista para los próximos meses la difusión de los resultados iniciales sobre la seguridad del medicamento.

 

TELEVISIÓN

RADIO

INSTITUCIONAL

Ir a Arriba