Luego de 11 días de crisis, más de 100 mil residentes en la región de Azuero pueden volver a beber el agua que toman de las plantas potabilizadoras Roberto Reyna y Rufina Alfaro del río La Villa.

El pasado 30 de junio, el Gobierno advirtió a los pobladores de los distritos de Los Santos, Las Tablas y Guararé, en Los Santos, así como Chitré, en Herrera, que no podían consumir el agua que salía del grifo, debido a que estaba contaminada con atrazina, un herbicida usado en actividades agrícolas. Únicamente la podían utilizar para labores domésticas, como fregar y lavar.

No obstante, ayer, en conferencia de prensa, el ministro de Salud, Francisco Javier Terrientes, informó que se “levanta la restricción” de no consumir el agua, ya que solo contiene niveles de atrazina de una parte por billón.  @nacionalFm