Un niño es vacunado en la semana de vacunación contra el sarampión en un vecindario pobre de Monrovia, capital de Liberia.

Con el país todavía recuperándose del peor brote del ébola en la historia el año pasado, ahora se enfrentan a un virus aún más mortal.