Los miembros del jurado en el juicio del atacante al Maratón de Boston Dzhokhar Tsarnaev escucharon descripciones de lesiones horrendas de sobrevivientes, luego vieron un video del sospechoso minutos después de las explosiones caminando tranquilamente hacia un local de comida para comprar leche. 

La yuxtaposición expuesta por los fiscales aparentemente estaba dirigida a apoyar su afirmación de que, después plantar y detonar dos bombas caseras junto con su hermano, Tsarnaev siguió con su vida como si nada hubiera sucedido. Las explosiones el 15 de abril de 2013, mataron a tres personas e hirieron a más de 260.

Los miembros del jurado escucharon a Jessica Kensky, una recién casada que describió cómo trató de evitar que su esposo viera su pierna destrozada, mientras un extraño la ayudaba desesperadamente a apagar las llamas en el cuerpo de ella.