Un grupo de científicos rusos de la Universidad Politécnica de Tomsk (UPT) concluyó este mes las pruebas de laboratorio de una sustancia que podría curar el alcoholismo, indicó el jefe de la investigación Víktor Filimónov.

“Los resultados de las pruebas en animales han sido positivos. Un 70% de los ratones sometidos al ensayo, y que previamente fueron convertidos en adictos al alcohol, mostraron un deseo menor de beber tras recibir el tratamiento”, aseguró el científico.

El compuesto fue descubierto a la hora de elaborar otro medicamento, que ya se comercializa en las farmacias, desarrollado por el laboratorio de la UPT para aliviar las convulsiones que padecen los epilépticos.

En el transcurso de la investigación, los científicos se dieron cuenta de que el principio activo podría igualmente ayudar a las personas que sufren adiciones narcóticas, ya que éstas, al igual que la epilepsia, afectan al sistema nervioso central.

Tras consultar con otros expertos médicos de la Universidad, entre ellos especialistas en psiquiatría, los científicos empezaron su investigación y ahora creen que su descubrimiento puede tener futuro.

“Creo que en Rusia la demanda de este tipo de medicamento puede ser bastante alta”, como una alternativa a los tratamientos para curar el alcoholismo, reconoció el investigador Víktor Filimónov.

Además, la gran ventaja que presenta en comparación con otras medicinas similares que ya están en el mercado, son los escasos efectos secundarios que provoca.